domingo, 16 de diciembre de 2007

EL GATO EN LA FUENTE DE MIRAFLORES

EL GATO EN LA FUENTE DE MIRAFLORES
Poema en Realismo continuo

He aquí en el siempre esperado límite
sin sombra al pie de la fuente de Miraflores
mientras el ojo del gato
brilla más intenso bajo los rayos de la luna.
He aquí la exacta seguridad de amarnos
entre la hierba húmeda que conduce al éxtasis
resaltando la belleza de nuestras vidas.
El fresco viento
de los pinos a través del propio signo de la noche
nos reconoce en medio del silencio
y la hora se hace inolvidable.
Que bellos son estos tiempos jubilosos
con tus pechos de esperanza entre mis labios serenos
y el nocturno del mundo
despertando la ternura como la flor del peral
en reposo de un gran sueño.
He aquí nuestra voluntad arrobada
sorprendiendo al inescrutable
ojo del gato mojado por la lluvia.
Miraflores tiene un rasgo claro ataviando
nuestra silueta cubierta de hierba olorosa
y hojas esmeralda.
Nos amamos entre acacias y tréboles incandescentes
de estrellas o un cosmos
inviolado para un beso que se somete
complaciendo el amor que no acaba o razón
He aquí que tú eres hermosa hasta el extremo interior
en el sobre evocado espacio
del inicio del universo hasta el infinito
fertilizable de mi lengua o un niño o renovar
o hallarse inaudito o la luz
de nuestras figuras al margen del asombro
ideal de ser
magia o verdad o milagro todo
unidos en una atónita claridad o paz
mientras el gato retoza entre los helechos
copiosos por el verano, su ojo zahorí
brillan más intenso bajo los rayos de la luna…